martes, 29 de octubre de 2013

PAUTAS PARA LA PRÁCTICA DEPORTIVA

El sobrepeso, la hipertensión o la diabetes son enfermedades muy prevalentes en la sociedad actual. En la mayor parte de los casos, están muy relacionadas con un estilo de vida inactivo. Por ello, es muy recomendable incluir a nuestras rutinas diarias el ejercicio físico, tratando de integrarlo de forma fácil para que pueda convertirse en un hábito.

Para lograrlo es necesario realizar distintos pasos:

PRIMERO: Evaluaremos el estado de forma actual y el nivel de actividad física que hemos realizado con anterioridad. Una vez evaluado, tenemos que marcar objetivos fáciles de cumplir -las grandes expectativas no suelen llegar a buen puerto-

Ejemplos: Caminar 20-30 minutos todos los días, caminar o correr suave 2 o 3 horas a la semana, subir escaleras, no utilizar el ascensor, estirar la musculatura 5-10 minutos al día.

Lo importante es buscar huecos en nuestra rutina diaria para realizar pequeños ejercicios que no afecten a la pérdida de tiempo, como los desplazamientos largos utilizar siempre el coche para desplazarte, bajar al parque, realizar ejercicios sencillos en casa, etc…


SEGUNDO: El ejercicio aeróbico realizado 3 o 4 días por semana durante 25-30 minutos a una intensidad moderada nos ayudará a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Ejemplos: Salir a pasear, andar por el parque, realizar un circuito de varios ejercicios de fuerza con pocas pausas y muchas repeticiones trabajando grupos musculares grandes, son algunas rutinas que las podemos incluir dentro de nuestro día a día.

La flexibilidad, los estiramientos o la relajación corporal, combinado con el ejercicio aeróbico puede disminuir el estrés y el colesterol.

El control de la alimentación junto al ejercicio también es básico para el mantenimiento del peso corporal, pérdida de grasas, prevención de enfermedades y mejora en el rendimiento del ejercicio.


TERCERO: Existe siempre la posibilidad de que un especialista nos pueda asesorar en nuestra planificación del ejercicio, aunque el paso más importante siempre está en manos de uno mismo.

El sobrepeso, la hipertensión o la diabetes son enfermedades muy prevalentes en la sociedad actual. En la mayor parte de los casos, están muy relacionadas con un estilo de vida inactivo. Por ello, es muy recomendable incluir a nuestras rutinas diarias el ejercicio físico, tratando de integrarlo de forma fácil para que pueda convertirse en un hábito. 

Iñaki Alcalde

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada