jueves, 28 de febrero de 2013

¿El deporte es eterno?


El otro día me quede sorprendido viendo un documental en la televisión, en donde un señor de 103 años salía a correr a la calle acompañado de familiares y amigos. Por eso, me ha surgido la duda y me pregunto hasta donde las personas tenemos la limitación de hacer o no hacer deporte y si este caso es solamente una excepción entre un millón. El periodista que le hacía la entrevista le preguntaba al hombre, ¿cuál es su secreto?, y el hombre sonriendo le contestó, “las ganas de seguir viviendo”. El periodista sorprendido ante la respuesta de aquel hombre, prosiguió con una batería de preguntas sobre su pasado, sus lesiones y las dietas. Aquel hombre no había sido un deportista de élite, ni un erudito del deporte en general, él había trabajado durante 60 años en el campo, y también cuidando de su familia durante todo este tiempo.

En cambio, en esta sociedad acelerada, donde tenemos una escasez de tiempo, limitada muchas veces por trabajo, por las relaciones sociales o simplemente por hábitos mal acostumbrados, muchas veces no nos damos cuenta y dejamos en un segundo lugar algo fundamental, nuestra salud.

Aquel hombre sonriente, no hablaba de ninguna dieta secreta, tampoco de un entrenamiento estricto o de una medicación la cual le ayudara a estar con ese aspecto tan saludable. Sus hábitos eran siempre los mismos, levantarse de la cama con su única meta de “seguir viviendo”, haciendo deporte, estar con sus amigos y familiares y poder aprovechar el tiempo de la mejor manera posible.

En mi opinión, creo que las limitaciones de hacer o de no hacer deporte nos las ponemos nosotros mismos, hay veces que por diversas lesiones o problemas físicos, pueden llegar a limitar la práctica de un deporte u otro, pero si que es verdad que el deporte o la actividad física cada vez se puede adaptar más a cada persona.

¿Cuanto tiempo dedicamos a nuestra salud al cabo del día? Es una pregunta que nos deberíamos hacer por lo menos de vez en cuando, para poder darnos cuenta de cuales son nuestras prioridades actualmente y cuales podrían ser en un futuro.

En el rostro de aquel superhombre de la sonrisa eterna se reflejaba la felicidad y la tranquilidad de poder hacer hasta ahora lo que realmente le gustaba.

El deporte puede ser eterno, solo depende de cada persona.

Iñaki Alcalde
Responsable de preparación física




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada